Publicidad
Publicidad
Banesto y el mundial
Economía - 20 de marzo de 2010
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Que los bancos han jugado toda la vida con nuestro dinero es algo público y notorio, normalizado desde hace cientos de años, quién sabe por qué.
Pero que se haga de forma descarada e indecente como lo está haciendo BANESTO, es que tiene narices. La entidad ha lanzado el llamado "depósito selección", una forma de imposición a plazo en doce meses con una rentabilidad del 3% TAE, que se convertirá en un 4% SI LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL GANA EL MUNDIAL DE SUDÁFRICA.

Así, con un par. Ese 1% que está en juego, de alguna forma nos lo están robando o se encuentra a merced de patadas profesionalizadas por los jugadores. El depósito de marras puede suscribirse a partir de 3000 euros, y con ello, BANESTO se juega exactamente diez millones de euros. Su objetivo no es otro que captar unos mil millones de euros hasta el 31 de Marzo, cosa que probablemente conseguirá, pero hay que esperar al final del Mundial para saber el coste real de semejante operación. Además, BANESTO no ha contratado con ninguna compañía aseguradora, puesto que nadie ha querido hacerse cargo de los 30 millones de euros que deberá pagar a sus clientes a fin de cumplir su promesa. Rami Aboukair, Dr de Marketind de BANESTO, ha declarado que "no nos compensaba. Las aseguradoras creen que España tiene un 20% de posibilidades de ganar y el precio del seguro casi igualaba los 10 millones", pero aún así, la cosa les saldrá a cuenta.

 

No nos engañemos: Todavía existe un target determinado que se puede permitir invertir en banca y jugar al fútbol, las dos cosas a la vez, que a lo peor son lo mismo pero yo no me he enterado. El reclamo publicitario tiene un tirón importante y el campo de batalla puede tener lugar en una caja fuerte llena de enanos jugando al "tú la llevas y pásame ese 1%".

Millón va, millón viene, total, qué más nos dá? para que luego se metan con los antisistema y encarcelen a Enric Durán, que un santo no será, como no lo somos nadie, pero razones sí tiene.