Publicidad
Publicidad
¿PACMA o Podemos? (II) Tras las elecciones
Actualidad - 23 de diciembre de 2015
Escrito por Pere Borràs
 

En el artículo "¿PACMA o Podemos?" explicaba que los votos a PACMA podrían alimentar escaños a otros partidos en perjuicio de Podemos, quien podría cambiar la ley electoral en beneficio de partidos como PACMA.

A poco de llegar las elecciones, observé una inquietud expresada en forma de duda entre los círculos animalistas por las redes sociales sobre la conveniencia de votar PACMA o Podemos. Viendo tanta duda concluí, erróneamente, que los votantes de PACMA iban a menguar. Por el contrario, han vuelto a duplicar la cantidad de sus votantes respecto a los comicios de 2011.

A una semana del 20D, publiqué en este medio una reflexión al respecto. Con la ley electoral actual, decía, la posibilidad de PACMA de obtener escaños era extremadamente reducida, por lo que animaba a los votantes sensibles con los derechos animales a votar a Podemos, uno de cuyos principales objetivos era cambiar la ley electoral, a fin de poder tener alguna oportunidad en los siguientes comicios, que en principio deberían celebrarse en 2019. Alertaba de que, de lo contrario, "estos votos podrían terminar alimentando los escaños de PP y PSOE". Me quedé corto. Ciudadanos ha sido el mayor beneficiado.

También me preocupaba que cierta forma de hacer campaña de PACMA pudiera restarle votos a Podemos de tal forma que pudiera beneficiar a partidos mayoritarios como PP y PSOE.

Eso era pensando que con, pensaba yo, casi 100.000 votos (honestamente no pensaba que los fueran a alcanzar), tal vez, quizá, podría alterarse ligeramente el equilibrio de escaños entre Podemos y otros partidos, a favor del primero sin votar a PACMA, en su contra votando PACMA.

Ha sucedido que PACMA ha logrado casi 220.000 votos y con ellos, otra vez, ningún escaño. Es genial ver que tanta gente se preocupa por el bien de los animales, pero es inquietante que, con la mejor intención (y tal vez con menos autocrítica de la deseable), actúan de forma tal que en realidad los perjudican. Como dijo Graham Greene, "Intento comprender la verdad, aunque esto comprometa mi ideología".

Era aventurado hacer predicciones concretas, sobretodo en estos comicios. Pero ahora ya han pasado las elecciones y ya tenemos los resultados. ¿Qué hubiera sucedido en el caso de votar como sugería? ¿Cuáles son las diferencias? Veámoslo. En el siguiente gráfico, a la izquierda, lo que ha pasado. A la derecha, los resultados si los votos de PACMA hubieran ido a Podemos o en coalición con ellos.

Como se aprecia, en el caso de que los votantes de PACMA hubieran optado por Podemos o, más convenientemente, que PACMA hubiera hecho piña con Podemos a fin de aumentar sus posibilidades de hacer gobierno, no se hubiera notado cambio alguno en 46 de las 52 circunscripciones... pero sí en seis de ellas; concretamente en Albacete, Ciudad Real, Guadalajara, Jaén, Sta. Cruz de Tenerife y Sevilla.

Estos cambios hubieran representado:

  • 1 escaño menos para el PP (por Ciudad Real)
  • 1 escaño menos para el PSOE (por Jaén)
  • 4 escaños menos para Ciudadanos (por Albacete, Guadalajara, Sta. Cruz de Tenerife y Sevila)
  • 6 escaños más para Podemos (por todas las anteriores)

O lo que es lo mismo: Que PACMA no se adhiriera a Podemos, como se propuso en su momento, o lo que es lo mismo, que sus votantes no hayan optado por Podemos, ha significado que:

  • PP tiene un escaño más
  • PSOE tiene un escaño más
  • Ciudadanos tiene 4 escaños más
  • Podemos tiene 6 escaños menos

Y todo esto solamente con los votos de PACMA. Concretamente con 23.686 del los casi 220.000 votos de PACMA (los correspondientes a las circunscripciones en las que el trasvase de votos hubiera tenido efecto en el reparto de escaños).

Además, por ejemplo, si PACMA hubiera negociado con Podemos para, qué se yo, poner a alguien de PACMA tercero en la lista de Sevilla por su apoyo, el congreso contaría ahora (no en 2019, no, AHORA) con un diputado de PACMA.

Pero ni será tan sencillo gobernar, ni cambiar la ley electoral, ni PACMA tendrá un diputado en el congreso. Por cabezonería. Una pena.