Publicidad
Publicidad
Denuncia social de David Andrade, Actor
Opinión - 25 de junio de 2010
Escrito por David Andrade
 

De nacionalidad ecuatoriana, encarna en la serie "Hospital Central" a Waldo Jaramillo, un médico residente que llega a España con la intención de ayudar a su familia. Tras pasar por diversos oficios precarios, consigue licenciarse en medicina.
La realidad supera toda ficción. Este es el episodio narrado por el propio David Andrade y vivido en primera persona junto con su familia el pasado 15 de junio.

Madrid, 16 de junio de 2010

Muchas veces me han preguntado en las entrevistas si yo he experimentado alguna forma de racismo por mi condición de ecuatoriano, y mi respuesta siempre ha sido negativa, consciente de mi situación privilegiada por tener una madre española. Pero en estos días he tenido una experiencia personal que me ha hecho comprender las situaciones extremas a las que son sometidos muchos de los inmigrantes que llegan a nuestro país.

El pasado 4 de junio mi mujer, su hija y su respectivo hijo, volaron a Rusia para visitar a sus familiares. A su regreso, ayer 15 de Junio, los oficiales de inmigración del aeropuerto de Barajas, encontraron que existía un problema con los papeles presentados para la entrada del niño. He podido comprobar el trato vejatorio al inmigrante que no cumple los requisitos para entrar en España, la prepotencia de algunos agentes que no escuchan cuando uno quiere explicarles la situación, la impenetrabilidad para que los familiares o amigos del detenido se informen de la situación del mismo, mientras esperan y se desesperan en las puertas de salida del aeropuerto. Nadie atiende personalmente, te dan un teléfono de contacto que no contesta, comunica constantemente y si al fin contestan, no te informan con detalle del problema.

Mi pariente estuvo detenida desde las once de la mañana hasta las seis y media de la tarde con un niño muy pequeño. No les dieron nada de comer hasta pasadas muchas horas. Fue sometida a un registro donde la desnudaron íntegramente y la cachearon a pesar de no ser sospechosa de nada. No sé si existe la consigna de amedrentar y humillar a los inmigrantes o es falta de formación y de humanidad. Yo les diría que piensen que todo inmigrante es un ser humano con una historia detrás a veces dura, que en Madrid alguien le espera y tiene derecho a ser informado personalmente de lo que ocurre para poder solucionarlo. Si el inmigrante no cumple los requisitos para entrar en España y hay que deportarlo, pues que se haga con respeto, con educación, con información y, sobre todo, con HUMANIDAD, HUMANIDAD, HUMANIDAD.

CON DETALLES:

El 15 de junio de 2010 a las 10:35 en el aeropuerto de Madrid barajas T1, regresando mi mujer de nacionalidad rusa con su madre, hija y el hijo de esta última, es decir, el nieto de mi mujer que por cierto hace su vida aquí en España ya que nació en Madrid hace casi dos años y de padre español, tienen problemas al entrar con el bebé alegando que no tiene DNI, a pesar de enseñarles la partida de nacimiento y el libro de familia además del pasaporte internacional ruso que comparte con su madre.
Les indican, tras unas "comprobaciones", que las tres pueden pasar pero el bebé no.
Lógicamente ninguna se quiere ir sin el bebé pero amenazan a mi mujer con multarla con 300€ a ella y a su madre si no se marchan ya que solo puede permanecer la mamá del bebé.
En ese momento se comunica conmigo mi mujer contándome lo que sucede, yo asombrado pido que me pase al teléfono con el agente de policía. No quiere hablar conmigo. Mi mujer sale echa polvo junto con su madre dolida y asustada debido al trato que han recibido. Me cuenta que el primer agente que las recibe nada más aterrizar el avión, al enseñarle la documentación del bebé, éste agente les avisa que no es suficiente, que necesitan el DNI del menor ya que tanto la partida de nacimiento como el libro de familia LO PUEDEN HABER FALSIFICADO.
Yo ignorante de mi pensé que uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario pero veo que según el criterio de ciertos agentes uno es un falsificador hasta que demuestres lo contrario...
Más tarde me enteraría que, mientras mi mujer me cuenta entre lágrimas estos hechos, a su hija CON NIE con permiso de trabajo HASTA 2019, la está desnudando una mujer policía... Control rutinario? De qué? Se supone que está ahí por "falta de documentación de su hijo"... Pasan las horas y tras pasarme por mi casa a por documentación que demuestre la ciudadanía española del bebé retenido, desesperado nadie quiere hablar conmigo, me dan un teléfono que comunica todo el rato finalmente decido ir a la comisaría de la terminal 1 a poner una reclamación y es cuando me explican que está un abogado de oficio intentado solucionar el tema.
Ya son cerca de las 14h y consigo hablar con la hija de mi mujer, me explica que el abogado contactará conmigo pero que definitivamente ha de ser deportado el bebé y por consiguiente su madre con él, "si quiere", como responsable legal. Que no tienen comida y el bebé está asustado y llorando al igual que ella... La intento tranquilizar porque esto es un error evidente, al colgar el teléfono llego, de nuevo, a la pequeña comisaría de la terminal 1 de Barajas, son cerca de las 15:30 y ya no están los policías de antes, hay otro policía joven, diría que más joven que yo, que le explico lo que sucede y que no les han dado nada de comer, se altera, se acerca a mí y gritando me increpa "eso es mentira, eso es mentira! ESOS comen mejor que yo en mi casa!" yo le pido que avise a su supervisor y me contesta "le aviso si me da la gana qué pasa que ahora mandas tu?".
Le insisto que le avise y finalmente lo hace. Sale un señor de negro bigote y muy amablemente me dice que me dirija a la puerta de llegadas 1. una vez allí, una mujer, guardia civil, también encantadora en vista de mi desesperación me permite el acceso a las garitas de los policías. El policía (alto)que me atendió parecía estar más pendiente de su cabreo con sus compañeros de arriba por enviarme ahí que por escucharme y atenderme que lo que yo llevaba en mis manos era la documentación que tenía que aportar que demostraba que el bebé era español. Su tono tenía connotaciones racistas evidentes, que luego me demostraría... Me dice que esos papeles los mande por fax a sus compañeros, los mismos (señor del bigote) que me enviaron ahí. Le insisto que el padre del bebé que retienen ahí es español y que nació en España y su inteligente afirmación es "si el niño no tiene DNI no es español" claro pensé yo, el certificado de nacimiento del hospital de vallecas y el libro de familia mas la documentación que traigo para aportar, empadronamiento, revisiones médicas, etc, deben ser falsificaciones...
Decido llamar al abogado de oficio ya que él no contacta conmigo y me cita en su despacho a las 18h que, a pesar de la urgencia, antes no puede hacer un escrito para paralizar la deportación de esta noche, que una vez que la tenga, yo, y cito textualmente "SI QUIERE la lleva a los juzgados de plaza castilla" que si quiero pensé yo...
Bueno, ante ésas ayudas nulas, llamo a mi madre para que ella intente entregar la documentación.
Resumiendo... lo consiguió haciendo entrar en razón a los cabezas cuadradas, incluyendo el hombre alto enfadado con sus compañeros por pasarle lo que yo creo consideraba "un marrón".
Finalmente le informan que este "error" se debe a una falta de información tanto a la salida del país como de la aerolínea Rusa.
Todos nos podemos equivocar y hacer nuestro trabajo, pero siempre lo más  humanamente posible...
A modo informativo describir que mi madre es rubia y con ojos verdes, además de ir elegantemente vestida. En resumidas cuentas, en mi vida me he sentido más impotente en una situación tan surrealista, como el racismo que he experimentado, eso sin contar el trauma que pueden haber causado a una joven madre que se ve montada en un avión a Moscú, donde no tiene a nadie ya que su ciudad natal está a casi 3000km de allí y a la que desproveyeron de sus efectos personales, móvil, potito del bebé, agua... y que desnudaron en busca de quien sabe qué. Por cierto, cerca de las 19h que los pusieron en libertad les entregan una bandeja de comida (un filete seco y duro con patatas frías) con una pegatina que se puede leer "menor". Lo primero desde pasadas las 10 30h (8h sin comer ni la madre ni su bebé tras otras 4h de viaje desde Moscú) Tampoco hay que olvidar que el certificado de nacimiento del bebé grapado a su correspondiente traducción para Rusia aún no nos lo devolvieron.
Si éste es el tipo de trato vejatorio a una joven madre que lleva 9 años en España trabajando los últimos 4 y con su hijo nacido en Madrid de padre español, no quiero ni imaginar como tratan a las personas indocumentadas que están encerradas en estas cárceles de cristal blindado.