Publicidad
Publicidad
No son refugiados si no tienen refugio
Actualidad - 16 de marzo de 2016
Escrito por Pasaba Porestoslares
 

Hoy habrá manifestaciones ante el último y, ya por lo visto, insoportable acuerdo que han tomado los mandatarios (nunca me gustó esta palabra, pero tengo que decir que es acertada, porque unos mandan, otros obedecen y unos terceros recibimos las consecuencias).


Bueno, pues ese acuerdo que los mandatarios europeos han tomado, que es al más estilo años cuarenta (¿recuerdan?) es poner en marcha unos trenes de deportados hacia...

Dicho esto, como preámbulo, ayer hablando con una amiga mía, entrañable para mí, estuvimos haciendo la reflexión, de que la guerra en Siria lleva 5 años y que los europeos apenas nos dimos por enterados. Dónde estábamos los europeos en aquel entonces? ¿Hacia dónde mirábamos?

La mitad de la población Siria huyó hacia el Líbano y hacia Jordania. Desde el principio, más de 4.000.000 de sirios  huyeron hacia Líbano, Jordania y Turquía, siendo Líbano y Jordania quienes acogieron mayor número.

En 14 años, más de 26.000 personas (cifras oficiales) han muerto en el Mediterráneo mientras esperaban llegar a Europa. En 2014 fueron 3.419 personas. En el año 2015, 2.000 personas sirias, 700 niños entre ellos. Este año 2016, solo en enero, murieron 200 personas, la cifra más alta que se ha registrado.

Solo ha sido cuando los migrantes forzados sirios, intentado llegar a Europa, han muerto en un mar teñido de sangre, cuando algunos europeos hemos reaccionado. No lo hicimos al principio de la guerra, hace 5 años. Ni siquiera desde la izquierda europea se levantaron voces en aquel momento. Al comienzo de un conflicto generado por la codicia de EU-EEUU, que obviamente tiene sus razones reales y la propaganda inventada para la guerra, y ahora también para crear un conflicto mayor, el genocidio es, en tierras europeas, el mayor desde la 2ª Guerra Mundial. Y han tenido que morir varios miles de ellas para que empezáramos a mirar, hasta hoy, que van a ponerse en marcha los trenes de deportados... ¿No les suena?

Gritar en las calles está bien. Pero sinceramente creo que deberíamos, como población civil, reaccionar y actuar de otras maneras; no sirve de mucho llorar y lamentarse, gritar y patalear. Sirve el actuar, por encima de las leyes si es necesario, pero con legitimidad. La legitimidad que nos da el ser seres humanos, compañeros solidarios de otros seres humanos, que sufren por nuestra indiferencia.