Publicidad
Publicidad
Mal Trato
Opinión - 31 de julio de 2018
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

“Dame de tu fruta, vamos, mi amor.
Te quiero, puta
”.
Rammstein.

“Eres el amor de mi vida, es como si te conociera desde siempre y te estuviera esperando. Te trataré como a una reina, sí, quiero, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. Prometo serte fiel, amarte y respetarte.

No me gusta tu vestido. Te marca demasiado. Cambia la cara. No hables de cosas que no sabes. Cállate, imbécil.

Perdóname, he tenido un mal día, la presión en el trabajo es insoportable, no volverá a pasar, te lo prometo, es que no puedo más, no te imaginas lo que significa ser un alto cargo. Por favor, ponme un whisky doble con hielo y se me pasará.

No sabes cocinar, apúntate a un cursillo. Pareces una vagabunda, menuda pinta tienes. Cualquier otro ya te habría dejado, pero yo te quiero. Cambia tu ropa interior, me gusta negra y de encaje. Que no me contestes, te digo. Que te calles. Sin mí no eres nadie.

Espero que estas flores perfumen tu día, sé que anoche estuve mal, lo siento, tienes que estar a mi altura y ser fuerte. Te amo, te deseo, te necesito.

¿Pero por qué lloras?. Yo no te he puesto nunca la mano encima, jamás lo haría, estás enferma, creo que deberías pedir cita en psiquiatría. Tengo un amigo médico excelente.

Ese tío no deja de mirarte ¿te crees que soy idiota?, y tú has sonreído. Le voy a romper la boca. Bájate la falda. No cruces las piernas. Córtate el pelo.

Perdóname, sacas lo peor de mí, haces todo lo contrario a lo que te digo, no me escuchas, pero sigo a tu lado. Te amo, no lo olvides. Más que a mi vida.

Llevas media hora en el lavabo. Abre la puerta. ¿Por qué te pones los casos para escuchar música?. Estás pensando en alguien. Lo sé. Mi camisa no está planchada. No encuentro la corbata. ¿Dónde cojones están los calzoncillos?. Tu trabajo es una mierda, si no fuera por mí, ni para comer te llegaba. Desgraciada. Inútil.

Deja de llorar. Mira que nunca te he tocado pero parece que lo estás pidiendo para poderlo contar y denunciarme como hacen todas esas putas que se inventan maltratos. Que dejes de llorar, puta. Me pones enfermo. Das asco. Estás tan delgada que pareces un esqueleto. ¿Quién te va a querer así?. Yo te quiero, no me valoras, no sabes las cosas que podrías vivir conmigo, porque llegaré a lo más alto, y si te lo mereces, allí estarás, pero tienes que dar la talla.

Dame tu teléfono. Enséñame los mensajes. ¿De dónde vienes, con quién has estado?. ¿Quiénes son esas amigas tuyas que se visten de morado y están todas divorciadas?. No las quiero ver en casa ¿te has enterado?.

Mi ex mujer es una perra que me sacó los hígados, pero yo le quité a los niños. Sé cómo hacerlo, entérate bien. Es más fácil de lo que piensas. Imagina lo que podría hacer contigo como te atrevas a hablar. Nadie te creerá nunca. Yo no te pego.

Este es el Bulgari que tanto te gustaba. Feliz aniversario, amor. Empecemos de cero. Por mí, todo olvidado.

Te voy a destrozar. Inventaré las cosas más atroces sobre ti. Come. Te he dicho que comas. Estás dando que hablar, todos me preguntan qué te pasa. Me has puesto en evidencia. ¡Puta!“.

PD. Y ahora, amadísimos lectores, por favor, pónganme a parir, porque así veo la cara de mis hijos. Y en masculino lo escribo para todos vosotros, que nos tacháis de feminazis, locas del coño, taradas, locas y enfermas mentales. Cojonudo (muy bueno, maravilloso, genial). Coñazo (pesado, insoportable, una mierda). De puta madre (lo mejor del mundo). Hijo de puta (lo peor del planeta).