Publicidad
Publicidad
¿Los hijos del estado?
Opinión - 06 de julio de 2016
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

No son sus hijos. Son los hijos e hijas de las madres a las que el Estado arrebata con argumentos que convierten en sostenibles siguiendo un protocolo de actuación mercenario donde impera el viejo método, ahora modernizado: Es legal.

Informes de desamparo más que discutibles, retiradas de tutela, encierro en centros de menores. El negocio está hecho por su soberano derecho, con él, destrozan hogares y destruyen personas. Bebés que se lleva la DGAIA en el mismo hospital, con el ombligo tierno. Procesos dantescos en los que se debe demostrar que "puedes ser madre" en seis meses, puesto que al séptimo se inicia el proceso de adopción legal.Puntos de encuentro con visitas de una hora para ver a sus hijos (prohibido hacer fotografías). Herodes disfrazado de funcionaria y funcionarios metódicos que actúan sobre el papel sin contemplar el clima moral del asunto. No. No son los hijos del Estado.

Pobreza y maltrato unidos -o por separado- suponen el caldo de su cultivo, la pócima que se ensaña, que amenaza y somete, que prepara otra cuna en casa ajena donde cobran lo suyo mientras niegan las ayudas a las madres biológicas. Pero han llegado demasiado lejos y son ya demasiadas las madres afectadas. Esas mujeres mutiladas por el Estado (desde su razón carente de corazón) están ya con el puño en alto, en pie, organizadas y concentrándose en todos los puntos de España.