Publicidad
Publicidad
Obama contra reloj
Internacional - 01 de marzo de 2009
Escrito por Lalo de la Vega
 
El mundo mira hacia el nuevo presidente y él hacia su reloj. Anda de prisa. Sabe que le espera la prueba de fuego de los 100 días. El planeta ha puesto sus esperanzas en él, pero él ha empezado por poner orden en casa. ¿Podrá cumplir todas las expectativas?

La histórica victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre del 2009 destapó una ola de euforia en todo el globo. Las bondades de la Internet y la comunicación digital las 24 horas hicieron posible un seguimiento sin precedentes. Las Elecciones Primarias con el duelo Hillary Clinton Vs. Obama y luego las Elecciones Presidenciales acapararon tanto la atención mundial, que muchos fuera de los EE.UU. las sintieron como propias. Millones de personas en Asia, América Latina y Australia simpatizan con Obama. En África lo consideran su hijo prodigio y dos tercios de los habitantes de Europa y Canadá hubieran votado por el candidato afro-norteamericano, salvando el pequeño detalle de que no podrían hacerlo. Solamente en 3 países del mundo (Israel, Georgia y Filipinas) el senador Mc Cain era el candidato favorito.

Resumiendo un sentimiento mundial, el día de las elecciones un comentarista árabe reportó: “los presientes norteamericanos se consideran tradicionalmente lideres del mundo y eso siempre lo hemos visto como una gran arrogancia, pero Barack Hussein Obama (hijo de un keniano, nacido en Hawai, criado en Indonesia y con un nombre árabe) es el único que puede decirlo” Obama ha devenido en presidente virtual del planeta. Por ello no ha faltado una cascada de políticos y comentaristas que se apresuraron a exponer sus listas de deseos, sugerencias y hasta exigencias de lo que debe hacer como inquilino de la Casa Blanca. Sin embargo esa avalancha de consejeros no solicitados está de más por una razón muy sencilla: el nuevo jefe la Oficina Oval posee su propia agenda. Tiene además un número muy concreto en su cabeza: el cien. Se trata de la prueba de fuego de los cien días de gobierno en los cuales quiere tener en vía de cumplimiento la mayor parte de sus promesas electorales. Obama sabe que tanto el pueblo norteamericano como la prensa son muy impacientes en ver resultados. Por eso no se ha dado ni un día de descanso en su lucha contra reloj para arreglar el desastroso estado de cosas heredado de Georg W. Bush.

La consigna interna de su equipo de es ¡Tenemos de actuar rápido!” y sus 3 prioridades son muy fáciles de ver: la economía, la economía y de nuevo la economía. Ese fue el tema central de la carrera electoral que lo catapultó a la victoria y la recuperación económica es lo que más esperan de él sus electores.

La prueba de los 100 días.

Más allá de las especulaciones políticas y las emociones partidarias sólo cuenta una cosa. ¿Qué ha hecho Obama hasta ahora? ¿Qué esta dispuesto a hacer? ¿Cuáles han sido sus éxitos y fracasos?

- Guantánamo: con su primer decreto el presidente recién estrenado echó a andar el engranaje legislativo para chequear al situación jurídica de los 250 prisioneros de la tan repudiada prisión que se espera sea clausurada completamente en poco más de un año.

- Iraq: La retirada de las tropas norteamericanas de Irak ha sido fijada para el 31 de agosto del 2010. El plan no se ejecutará en forma automática, sino como una visión compleja de la situación real, para un traspaso responsable a las nuevas autoridades iraquíes.

- Afganistán: Se prepara el envío de 17 000 efectivos extra.

- Ley para la igualdad salarial de las mujeres. Cumple con la vieja demanda de “igual salario por igual trabajo” para hombres y mujeres.

- Protección Ambiental. Se aprobó un decreto presidencial que le permite a estados como California poner regulaciones más estrictas para evitar la contaminación.

- Uso de Energías Alternativas: Ha introducido el plan de crear “green jobs” que estimula el uso de las fuentes renovables de energía y un uso ecológico de los recursos.

- Seguro Médico para niños. La ampliación del sistema de salud beneficia a unos 9 millones de niños.

- Paquete de Estímulo. Es la piedra angular del Plan Obama para reconstruir la nación erosionada por la crisis y su mayor triunfo hasta ahora. Todavía quedan varias promesas en la agenda de Obama importantes para los norteamericanos, en los cuales apenas se dan los primeros pasos.

- la lucha contra el terrorismo, especialmente en Afganistán

- la reforma del sistema tributario y del mercado financiero

- el derecho de aborto y el de las minorías sexuales

- la naturalización de los emigrantes.

No obstante, el mejoramiento del sistema educacional, la reforma del Sistema de Salud y éxito del recién aprobado Paquete de Estimulo, serán los tres puntos que definirán el éxito o fracaso de la gestión del nuevo gobierno.

Nueva política y nueva forma de hacer política.

Desde su candidatura, Obama había seguido una nueva línea que rompe con el estilo tradicional de Washington. El Change, cambio, que promovía su campaña, no se refería solamente al qué, sino al cómo de hacer política.Un desconocido y audaz senador de Illinois empezó por aunar fuerzas, implementar ideas nuevas, usar la Internet y apelar al lado bueno de la gente para ofrecer alternativas al mundo. Las diferencias con su antecesor son en blanco y negro y no me refiero al color de la piel de ambos presidentes. Mientras Bush, basándose en el miedo al terrorismo, creaba división y desconfianza, Obama basándose en la esperanza, promocionaba la unión de todos los norteamericanos y la lucha por cambiar el orden de la cosas.

Cuando Hillary Clinton, su oponente en las primarias, cometió el error estratégico de realizar una campaña negativa contra Obama, el afro-norteamericano emprendía una ofensiva positiva basada en la perspectiva de cambios y reformas. Esas ideas frescas las difundió, usando medios electrónicos que enrolaron en su campaña a muchos jóvenes que nunca se habían interesado por la política. El nombre de Obama se volvió “cool” y su imagen fue catapultada como estrella de Rock. La Obama-manía invadió desde los conciertos de M-TV hasta las tiendas de souvernires y pronto encontró gran resonancia en las páginas web como YuoTube, Google o FaceBook.

La crisis heredada de la era Bush ha sido el gran chance para empezar algo completamente nuevo a escala mundial, comparable quizás con la Perestroika y el Nuevo Pensamiento Político de Mijail Gorbachov a finales de los años 80.. El viejo sistema de “divide y vencerás” ha tenido que ceder al estilo de “en la unión está la fuerza”. Obama habla de los Estados Unidos de América, no importa raza, sexo, procedencia o religión.

Ahora en el poder, Obama continúa con su modo audaz y su cambio en gran escala. Su asesor David Axelrod comenta “Estos son tiempos extraordinarios y ellos requieren pasos extraordinarios”. La nueva dirección del país se enfrenta al gran reto lanzando uno de los planes más ambiciosos en la historia de la nación. El “reconstruir América” va a tener muy largo alcance. Por primera vez se habla de introducir “green jobs” y trenes de alta velocidad en gran escala, de suprimir la mitad del déficit estatal en tiempo record y de cambiar las regulaciones del sistema financiero Se ha introducido un estilo de gobierno distinto. Resalta desde la cuestión formal de andar en mangas de camisa por la Oficina Oval (Bush impuso el uso de corbata y chaqueta), hasta su forma de promover una nueva política diseñada para el ciudadano de a pie. Para presionar que el Paquete de Estimulo económico fuera aprobado rápidamente por del Senado y el Congreso, recurrió al inconvencional método de reunirse precisamente con los afectados por la crisis en Florida, Illinois y Arizona.

Obama sabe que un hombre solo, aunque sea el más poderoso del mundo, no puede cambiar los Estados Unidos. Por eso genera trabajo de equipo con su “Yes, we can!”. Rompe los tabúes políticos e invita a la población a debatir los temas del país en las comunidades. Un buen ejemplo es que todos los gastos del astronómico Paquete de Estimulo, hasta el último centavo, pueden ser visualizados por la población en www.recovery.gov. Millones de ojos van a velar para que el dinero fluya correctamente. La Internet que sirvió para ganar las elecciones, se convierte ahora en un instrumento para gobernar. Con esta jugada Obama involucra a la población como parte activa de un mecanismo de control y logra la transparencia para la opinión pública. Así obliga a los funcionarios públicos a actuar con rectitud a la hora de otorgar los contratos. Por eso en su web ( http://www.barackobama.com/index.php ) Obama le dice al visitante: “Te pido que confíes no sólo en mi capacidad para lograr un cambio real en Washington… te pido que confíes en TÚ capacidad para hacerlo”.

¿Se cumplirán las expectativas? Promesas y esperanzas

El fenómeno Obama ha revolucionado el país. Sin embargo la idiosincrasia de una nación es imposible de cambiar a corto plazo y la elección de un presidente negro no extermina de un golpe el racismo en los E.E.U.U. No obstante el pasado 4 de noviembre abre perspectivas para las minorías étnicas: hispanos, asiáticos y otros inmigrantes. Además el nuevo presidente puede borrar la imagen tan negativa que Bush ha dejado de USA en el planeta. Barack Obama personifica el “American Dream” y muchos lo ven como un Mesías con un nuevo mensaje al mundo.

Y ahí mismo radica el error: el fallo ha sido mitificarlo y pensar que alguien pueda resolverlo todo de la noche a la mañana. Aunque ya esté aprobado el Paquete de Estimulo, las soluciones serán lentas El propio Obama dijo en su discurso de la victoria el 4 de noviembre en Chicago que puede ser que no se resuelva todo en un mandato presidencial de cuatro años y que se precisa el trabajo de todos para lograrlo. También advirtió que lógicamente iban a cometerse errores, pero que él siempre tendría un oído abierto a la voz popular.

Nancy Pelosi, la portavoz de la Cámara de Representantes del Congreso ha afirmado que “Este presidente empieza su mandato con más expectativas que cualquier otro presidente que yo haya conocido”. Sin embargo, es matemáticamente imposible que Obama pueda cumplir los sueños de todos, pues en toda reforma siempre hay ganadores y perdedores. Él mismo tendrá que decidir a cual decepciona primero. Por ahora el nuevo presidente ha trabajado a brazo partido para cumplir sus promesas electorales. No obstante son muchos los escollos internos y externos que debe sortear, entre ellos la férrea resistencia republicana en el Senado y el Congreso.

La receta final para el cumplimiento o no de las expectativas la ha dado el propio Obama en un reciente discurso cuando fue a ver a los afectados por la crisis inmobiliaria en Fort Myers en la Florida: “Si en unos pocos años a partir de ahora, la gente no siente que la economía mejora y que todavía seguimos teniendo problemas, que continúan los desempleados, que nuestro sistema de salud no es más eficiente, entonces chicos, no me aplaudan la próxima vez que venga a hasta acá".