Publicidad
Publicidad
El Plan Obama y los Republicanos
Internacional - 22 de febrero de 2009
Escrito por Lalo de la Vega
 

President Barack Obama acknowledges mayors as he arrives in the East Room of the White House in WashingtonLuego de las fanfarrias de la ceremonia inaugural, comienza la dura lucha política en Washington. El nuevo presidente comete errores iniciales y contra él soplan fuertes vientos republicanos. ¿Podrá Obama vencer los escollos?

El 17 de febrero fue un día feliz para el hombre más poderoso de la tierra. Mientras sentía que la estilográfica en su mano se dejaba seducir por el papel al plasmar su firma presidencial, no pudo evitar el esbozar una sonrisa. ¡Había obtenido su primera gran victoria! Un triunfo sin precedentes en la historia de la nación lo ha logrado en menos de un mes de presidencia.

Normalmente los decretos los firma el presidente en la Casa Blanca, rodeado de los miembros del congreso. Pero no esta vez, ni con este presidente. Se trataba de algo demasiado colosal. Barack Obama, seguido por una nube de reporteros, se trasladó hasta la ciudad de Denver, estado de Colorado, para dar su firma aprobatoria al Paquete de Estimulo que pretende salvar la erosionada economía norteamericana. La historia va a registrar que el 44 presidente ha logrado aprobar el paquete de ayuda más grande de la nación, destinado a contrarrestar la aguda crisis económica actual, la más cruda desde la Gran Depresión de los años 30 y el New York Times apunta que el primer mes del inquilino negro de la Casa Blanca ha sido mas productivo que los dos últimos años de la presidencia de Bush.

Luego de largos debates y de férrea resistencia republicana en el Senado y el Congreso, se aprobó este programa de 787 billones de dólares. Para tener una idea de esta cifra, que es como contar los granos de arena que tiene el mar, basta escribirla completa: 787 000 000 000 $

Con este ambicioso plan Obama persigue reparar la carcomida infraestructura norteamericana para hacerle frente a las exigencias del siglo XXI.

Viendo el Plan Obama bajo la lupa, ¿Qué contiene el Paquete de Estímulo?

- 287 billones en rebajas de impuestos. Beneficia a la población con ingresos de hasta 75.000$ anuales y estimula el consumo.

- 120 billones para renovar la infraestructura. Numerosos puentes y carreteras norteamericanos están en mal estado. También son necesarias nuevas vías de comunicación.

- 140 billones de ayuda a los Estados Federales para estabilizar sus presupuestos

- un cheque de 250$ para cada retirado o impedido físico. Beneficia a la población de más bajos ingresos

- 16 billones para reparar escuelas. Es además un impulso a la industria de la construcción.

- 5,8 para programas de salud. Es vergonzoso que en el país más rico del planeta exista 47 millones sin seguro médico.

- 2 billones para extender las redes de Internet de alta velocidad. Una inversión en el futuro tecnológico de la nación

- 8 billones para trenes de alta velocidad. Según en Vicepresidente John Biden: “América debe tener mejor sistema ferroviario del mundo, pero no es así. Debemos hace que eso cambie”

- 1 billón para la purificación en la industria del carbón. Este fue uno de los puntos mas criticados, pues es considerado por la oposición republicana como un despilfarro.

- 75 billones para combatir la crisis inmobiliaria. Espera salvar hasta 9 millones de dueños de casas de la bancarrota refinanciando las deudas. El anuncio se hizo en Phoenix, estado de Arizona, el más afectado por la crisis.

Por supuesto, no faltan críticos y detractores que opinan que el plan en el mejor de los casos es un espectacular derroche de dinero. No les falta razón cuando afirman que si el Paquete de Estímulo crea 3.5 millones de empleos, cada uno de ellos costaría un cuarto de millón de dólares. Sin embargo, como ha afirmado John Biden “Los empleos son el motor de la economía y fuente de estabilidad social y psicológica… ¿Se imaginan que significa para un padre el no poder mantener a sus hijos?”.

El propio Obama ha reconocido que el plan no es perfecto, para agregar a reglón seguido que “Lo peor que podemos hacer es no hacer nada”. Y sobre el gran gasto para sanear la crisis inmobiliaria, ha expresado en su discurso en Phoenix. “Al final todos nosotros estamos pagando un alto precio por esta crisis… Y todos nosotros tendremos que pagar un precio aún más alto si dejamos que la crisis se agrave...”

Bipartidismo: Fin de la luna de miel.

Uno de los cometidos de Obama al hacer su entrada en la Casa Blanca fue el de tratar de lograr el Bipartidismo, limar asperezas tanto en los Demócratas como en los Republicanos para trabajar juntos por resolver los apremiantes problemas que afronta la nación. En su discurso de toma de posesión del 20 de enero del 2009 hizo un llamado a todos los norteamericanos, no importa que tendencia política, para reconstruir el país.

Sin embargo el nuevo presidente, luego de un consenso inicial con Mc Cain, ha tenido grandes tropezones al tratar de imponer este nuevo estilo, pese a sus grandes esfuerzos por lograr un compromiso y atender los pedidos de la oposición. El proceso de aprobación del Paquete de Estímulo ha tenido que soportar un encarnizado bloqueo en el Congreso, donde no obtuvo ni un solo voto republicano. En el Senado sólo tres senadores republicanos moderados apoyaron el Plan Obama. Tres votos de un total de 219 legisladores republicanos “es muy poca base para un gobierno bipartita”, como declarara el Senador Mc Cain, antiguo oponente de Obama en las elecciones presidenciales y uno de los mas férreos detractores del programa de apoyo.

Para empeorar las cosas, el recién estrenado mandatario tuvo que reconocer que cometió errores a la hora de formar su gabinete: tres 3 de sus ministros designados tenían irregularidades en el pago de impuestos y tuvieron que renunciar. Luego, al nombrar a al republicano Judd Gregg para el cargo de Ministro de Comercio este dimitió a los pocos días por “discrepancias insalvables con el presidente”.

¿Ha sido ingenuo en exceso el presidente al esperar que los republicanos colaboraran con él? ¿Es demasiado altruista, idealista o simplemente desconectado de la realidad el nuevo “espíritu de sacrificio” al cual ha apelado Obama? ¿Es el obstruccionismo republicano la venganza de Mc Cain luego de la derrota sufrida en las elecciones? Quizás sea una mezcla de lo uno y lo otro. Sin embargo queda claro que Obama va a seguir insistiendo en el bipartidismo y buscar el consenso dentro del Senado y el Congreso, aunque con metas mucho más modestas. El camino para lograrlo va a ser muy duro y pedregoso.

Parecía que las buenas intenciones originales de un gobierno con todos y para el bien de todos iban a caer en un callejón sin salida, cuando aparecieron inesperados aliados del presiente: los 22 gobernadores republicanos.

Arnold Schwarzerneger de California, Charles Christ de la Florida y Jim Douglas de Nueva Inglaterra encabezan este grupo que le da un respaldo decisivo al Plan Obama. La razón es muy pragmática: los gobernadores tienen un presupuesto que balancear y el Paquete de Estímulo incluye la jugosa suma de 140 billones para esos fines. En privado los gobernadores reconocieron que sus relaciones personales con el nuevo presidente son incluso mucho mejor que con Bush, las cuales eran distanciadas y frías en el mejor de los casos.

Así Obama ha logrado sortear, al menos por ahora, el obstruccionismo republicano en Washington. Ha triunfado en pasar su plan por el Congreso y el Senado, pero no lo ha logrado con el respaldo bipartidista que él pretendía inicialmente. Por otro lado, si el Paquete de Estimulo funciona, los legisladores republicanos tendrán que darle explicaciones a sus electores y responder preguntas desagradables sobre su férreo bloqueo al proyecto.