Publicidad
Publicidad
Maduro, dictador asesino
Internacional - 21 de febrero de 2014
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Se cuentan los muertos tras una semana activa de protestas. Leopoldo López, el dirigente opositor, sigue en una prisión militar. Maduro le llama fascista.

"Mi audiencia en Ramo verde es por miedo e ilegalidad, no por seguridad. Asi funcionan las dictaduras. Fuerza Venezuela". Lo escribió López en su cuenta de twitter, que aparece y desaparece junto con las conexiones a internet, en una desconexión premeditada con objeto de desorientar más –si cabe- a la población venezolana, parte de ella atrincherada en sus casas mientras los hijos se manifiestan.

Ese 12 de Febrero, el gran golpe popular que dejó en envidencia –entre otras muchas cosas- la inmadurez de Maduro, sus cuchillos largos, bombas lacrimógenas, perdigones y disparos, mientras oculta la devaluación de su moneda y extiende una torpe cortina de humo afirmando que hay que revisar las telenovelas debido a su elevado contenido violento, y a partir de ello habla de un examen de comunicación cultural sin contemplar ni de lejos su propio examen de conciencia.

Mientras, las relaciones con Estados Unidos se mantienen tensas. Maduro contra Obama, al que ha acusado de amenazas, además de estar tramando un plan para derrocarlo, y para sellar con lacre mandatario sus actos y palabras, anuncia la expulsión de tres funcionarios estadounidenses. Todo en casa, Maduro. Tó pa tí y todos contra tí. La situación económica exige una rectificación gubernamental.

Leopoldo López -preso- dice: “No se rindan. Yo no lo haré”.

Maduro convoca a los venezolanos a una marcha contra el fascismo y habla de rebrote nazifascista por derrocar. “No habrá golpe de Estado en Venezuela, tengan la seguridad absoluta, que lo sepa todo el mundo”. Habla de autores materiales e intelectuales.

Hoy llegaron tres aviones de militares cubanos con órdenes de matar. Están torturando y asesinando. El Gobierno ha bloqueado internet, por lo que la población protesta con caceroladas. Más tarde se han reportado vuelos rasantes de aviones militares. San Cristóbal bajo la custodia de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y su alcalde, Daniel Ceballos, es acusado como promotor de manifestaciones opositoras. El Ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres, anuncia el envío de paracaidistas, unidad elitista que perteneció a Hugo Chávez porque –afirma- “Se ha detectado personal colombiano que cumple misiones paramilitares”.

Calles cortadas, comercios cerrados. Graves enfretamientos nocturnos entre grupos radicales y policía, con intervenciones de individuos armados simpatizantes chavistas. Hoy, Maduro anuncia un intento de golpe de Estado por parte de los líderes opositores, Estados Unidos y del ex presidente colombiano Álvaro Uribe.

Maduro: ASESINO.