Publicidad
Publicidad
Madres olvidadas
Editorial - 13 de mayo de 2011
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Hijos nacidos en Peñagrande, antigua Maternidad de la Almudena, centro dependiente del Patronato de Protección a la Mujer, han abierto una página web: “Madres Olvidadas”, con la intención de que los hechos salgan a la luz pública. Se recogen testimonios anónimos y personales con respecto a los distintos centros del Patronato, correccionales encubiertos con forma de conventos en manos de las siguientes órdenes religiosas:

-Esclavas de la Dolorosa

-Siervas de la Pasión

-Oblatas del Santísimo Rendentor

-Trinitarias

-Adoratrices

-Buen Pastor

-Cruzadas Evangélicas (seculares).

Peñagrande estaba dirigido hasta 1972 por las Esclavas de la Dolorosa, y en adelante por la orden secular de las Cruzadas Evangélicas, procedentes de las cárceles.

Las menores embarazadas eran presionadas por las monjas para dar el hijo a la adopción. Muchos de los niños nacidos allí, desconocen la identidad de sus madres biológicas, así como las condiciones carcelarias del lugar. Sólo su partida de nacimiento supone un cordón umbilical muy difícil de seguir.

La página pretende ser un lugar de encuentro contra el olvido. Una intensa labor de investigación ha conseguido documentos, imágenes e incluso datos reveladores y definitivos con respecto al entramado de los niños robados.

 

 

  1. Madres Olvidadas Buscamos a madres, hijos e hijas de la antigua ...

El silencio conduce al olvido y queremos poder ser la voz de muchas mujeres a las que hicieron sentir culpables por madres, madres que en muchos casos eran ...
madresolvidadas.es/

El Patronato de Protección a la Mujer fue la organización gubernamental que entregaba menores embarazadas al centro de Peñagrande, donde eran sometidas a todo tipo de maltrato psicológico, explotación laboral y trato vejatorio.

Las menores vivían su embarazo como un lastre, y las monjas se encargaban de criminalizar y culpabilizar, ejerciendo una presión moral límite cuyos efectos se traducían en rechazo hacia el hijo, con la intención de que fueran dados en adopción bajo firmas rápidas en la mayoría de los casos, y simple robo en otros, tanto de madres como de hijos, puesto que castraron el instinto maternal para convertirlo en pecado, vergüenza y carga social. Por tanto, el robo moral de madres es una realidad evidente y contrastada por los testimonios recibidos, así como transtornos mentales severos que todavía padecen algunas ex internas de Peñagrande, provocados por su estancia en aquel lugar dickensiano donde se tenían menos derechos que en las cárceles.

En las partidas de nacimiento de los niños adoptados, no aparece el nombre de la madre ni del padre.

Actualmente, muchos de los nacidos en Peñagrande, buscan a sus madres biológicas.

Tanto los creadores de la página Madres Olvidadas como las personas implicadas en la causa, actuamos de forma individual y sin ningún tipo de apoyo al respecto.

La prensa oficial sólo se centra el los niños robados, sin llegar al origen del asunto: Patronato de Protección a la Mujer y sus distintos correccionales franquistas.

Reivindicamos la memoria histórica y continuaremos haciéndolo hasta que nuestras voces adquieran el tono necesario: Que se sepa lo sucedido.