Publicidad
Publicidad
Alemania : 6.8 millones de personas perciben prestaciones sociales
Economía - 28 de noviembre de 2010
Escrito por Andreas Kuska
 

El crecimiento de la economía alemana se acercará al 4% durante el ejercicio del 2010, lo que sería el valor más elevando registrado de los últimos 19 años; según pronósticos realizados por los 5 institutos de investigación económica (“los 5 sabios”) el boom perdurará también durante el 2011 : con un 2.7% de aumento del PIB, el número de parados caerá por debajo de los 2.8 millones de personas , la tasa de desempleo al 6.7%.

Indudablemente son datos excelentes del llamado “segundo milagro” alemán; no obstante, cabe destacar que otras 6.8 millones de personas que viven de las generosas prestaciones sociales del estado. Cuando entró en vigor en el 2005 la ley de reforma del sistema social , conocida como “Hartz 4”, el gobierno federal pretendía reducir el número de perceptores limitando la cuantía de las ayudas, objetivo que no se ha conseguido.

A simple vista el importe mensual que perciben los parados de larga duración no parece justamente espectacular : 370 € al mes no permite una vida de lujo; pero esta paga unida a unas prestaciones adicionales como el alquiler del piso con todos sus gastos, ayudas para muebles, electrodomésticos, ropa etc. puede acumular rentas relevantes : una familia con dos hijos percibe aproximadamente 1.800 € netos al mes lo que desincentiva fuertemente la búsqueda de un trabajo remunerado en el mercado laboral. Como los colegios, autopistas, la sanidad y las universidades son gratis y el estado paga encima 184 € por cada hijo al mes, la vida resulta ser relativamente cómoda.

¿La actual tasa de paro es realista?

Teóricamente se podría añadir , entonces, estas 6.8 millones de personas a los 2.9 millones de parados oficiales lo que cambiaría dramáticamente la excelente tasa de desempleo del país. La continua reducción salarial de los últimos diez años afecta en mayor medidas a las clases bajas. Actualmente se da la paradoja de que los salarios más bajos que además tributan en Hacienda pueden ser inferiores a las prestaciones sociales , especialmente en el Este donde los salarios no llegan al 77% de los sueldos de la antigua República Federal.

Si bien es cierto que determinadas prestaciones fueron reducidas de forma espectacular, el conjunto del sistema no acaba de funcionar satisfactoriamente: los desempleados ya no cobran nada hasta que no hayan consumido su indemnización; además prácticamente no pueden disponer de patrimonio propio y además tienen que tributar – a diferencia de España - por todos estos conceptos.

Mientras, los partidos políticos y la opinión pública alemanes discuten permanentemente sobre el origen del actual boom económico: los partidos de izquierda , socialdemócratas y verdes, en el gobierno hasta 2005, se atribuyen los laureles al haber saneado supuestamente el estado del bienestar. La actual coalición de centro-derecha de Angela Merkel , en cambio, reivindica el boom para su consecuente política de ahorro y ajuste económico.

Hecha la ley – hecha la trampa a la alemana

La problemática está lejos de solucionarse: En un país en el que faltan aproximadamente 800.000 trabajadores según la agencia estatal de ocupación , en la mayoría especialistas, existen millones de personas que cobran de los fondos del estado una renta con carácter vitalicio. En Berlín, la nueva capital “empobrecida pero sexy” según su carismático alcalde socialista, el 14.9% de los habitantes vive de “Hartz 4”. Además , los extranjeros representan un 30% del total de perceptores lo que alimenta reacciones no precisamente muy positivas entre las clases medias alemanas.

Vox populi , apoyada por la prensa sensacionalista , se centra sobre todo en los posibles fraudes : no existen datos verificables pero los defraudadores del sistema se cuentan por millones : personas que siguen trabajando en el mercado negro, extranjeros que ni viven en Alemania, millonarios que esconden sus fortunas para gozar de los beneficios sociales. “Florida-Rolf” es un parado tristemente famoso que vive en Miami Beach a costa del estado alemán : un tribunal había dictaminado que ese Señor no podía vivir en Berlin por el “mal clima”. La seguridad social, además , asume los gastos de cursos de golf para “mejorar la musculatura” de los presuntos necesitados. El consejo de judíos alemanes ha denunciado en repetidas ocasiones la existencia de docenas de miles de “falso judíos” procedentes del Este y que ahora están siendo alimentados por el estado alemán. Y encima, los perceptores de ayudas sociales disponen de abogados gratuitos que inunden la justicia alemana con demandas contra en estado.

Pero, en la realidad tampoco conviene dramatizar el problema ya que el coste total representa menos del 1.5% de PIB del país.

Soluciones propuestas

La izquierda reclama importantes aumentos salariales para las clases menos favorecidas para que sea más atractivo buscar un trabajo remunerado que vivir del estado. La derecha , no obstante, prefiere limitar el sistema a personas realmente necesitadas, entregando vales de comida u otras prestaciones en especie en lugar de dinero en efectivo.

En términos macroeconómicos las cosas , así mismo, son complicadas : uno de los motivos por el bajo crecimiento del pasado son las drásticas reducciones salariales ; y evidentemente las casi 10 millones de personas que no trabajan – sean desempleados o perceptores de Hartz 4 - tampoco ayudan a estimular la economía. La suma salarial que permanece estable o incluso a la baja , sin embargo , ha mejorado la competitividad de la economía alemana lo que generado un superávit histórico de casi 200.000 millones de Euros en 2010 por las crecientes exportaciones. Alemania tiene un superávit per cápita espectacular – muy superior a otras naciones exportadoras como China y Japón ; esta circunstancia, no obstante ha provocado la ira de los grandes países con abultados déficits como EEUU. – pero Obama no ha conseguido ningún avance significativo en sus conversaciones con Merkel : El gobierno federal evidentemente no emprenderá medidas para exportar menos.

Para el futuro los analistas prevén aumentos salariales y de pensiones muy por encima de la media de los países de la OCDE; paralelamente se van endureciendo las medidas contra los llamados defraudadores y el gobierno desea acometer reducciones fiscales para estimular la demanda interna – casi estancada desde hace una década.

Pero la problemática y la polémica sobre el futuro del estado de bienestar aún nos acompañarán aún durante muchos lustros.