Publicidad
Publicidad
El IMSERSO y el negocio de sus viajes
Economía - 11 de noviembre de 2017
Escrito por Julia Castillo
 

El IMSERSO es la entidad responsable de la gestión de las pensiones de invalidez y de jubilación en su modalidad no contributiva. También gestiona, ojo, las competencias de la Administración General del Estado para las personas mayores y las que están en situación de dependencia.

 

En el año 1.978, gracias a un real decreto se creó el hoy denominado IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales). Dicho organismo depende actualmente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Es en la parte “social” donde se incluye el turismo para personas mayores (incluso las estancias en balnearios -termalismo social-).

Es sobre este servicio sobre el que hablaré en esta ocasión.

<En el año 1985, el Instituto Nacional de Servicios Sociales, organismo entonces dependiente del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, inició, con carácter experimental, un Programa de Vacaciones financiado parcialmente y destinado a la Tercera Edad, basado en el potencial viajero de estas personas y en la existencia de un fenómeno estacional del sector turístico que quedaba paliado con la asistencia de este colectivo durante la denominada “temporada baja”>(1).

Tanto es así que genera o mantiene 13.000 puestos de trabajo directamente y 85.000 indirectamente.

Los beneficiarios de este servicio son las personas mayores de 65 años, viudos y viudas mayores de 55, e hijos/as acompañantes con una minusvalía igual o superior al 45%. En algunos casos también se puede acceder a partir de los 60 años.

Después de pasar por varios modelos de adjudicación de las plazas, llegamos al actual que es por “acreditación previa”. Es decir, el IMSERSO estudia la solicitud y le adjudica un número de acreditación con el cual se tiene derecho a un viaje que ha de reservar en cuanto den el pistoletazo de salida. Este sistema tiene varios inconvenientes y uno de ellos es que hay que estar atentos a esa fecha, incluso a esa hora, si se quiere obtener el viaje deseado, ya que las plazas para los viajes más atractivos se agotan enseguida. Eso sí, después de terminada esta fase se pasa a la elección de las posibilidades que han quedado libres para toda la temporada. Y otro de los inconvenientes es la gestión a través de internet, tecnología no al alcance de todos los mayores.

Lo que empezó siendo un experimento llegó a mover 2.500.000 solicitudes en el año 2.011.

Es decir, un posible negocio redondo si se gestiona bien, ya que estos viajes cubren los vacíos que los hoteles tienen en temporada baja y que, nos consta, obligaría a cerrar o a mantener bajo mínimos a no ser por las estancias de nuestros mayores. Y ya no hablemos del paro estacional que se consigue reducir con esta ocupación.

La parte que se destina a estos viajes es aproximadamente un 3% del presupuesto total para el IMSERSO, es decir, unos 106.000.000 de euros en el año 2.016, según publican en su web. Una tajada muy apetecible.

Por supuesto a eso hay que sumarle lo que cada uno de los viajeros paga por su viaje. Hablan de 2.500.000 solicitudes, de las cuales sólo se materializaron 1.120.000 plazas hoteleras cubiertas (no entendemos la proporción entre solicitudes y adjudicaciones).

Si hacemos un simple cálculo matemático, estimando una media de 200 euros por plaza, obtenemos la cantidad de 224.000.000 que “recaudan” de las aportaciones de los pensionistas viajeros- Sumemos: 224.000.000 + 106.000.000 = 330.000.000 euros... ahí va el dato:

 

DINERO QUE GESTIONA UN PAR DE EMPRESAS PRIVADAS

Tal y como se publicó en distintos medios de comunicación en el 2.015, desde hacía 25 años una UTE formada por varias empresas, manejaba el pastel. En esta ocasión la cuantía sería de 1.200.000.000 de euros (dinero correspondiente a cuatro temporadas, que son las que se le adjudicaban a la UTE que está detrás de MUNDOSENIOR). Dicha cuantía, al igual que la licitación, se repartía en 3 lotes: viajes a Baleares y Canarias, viajes a costas peninsulares y viajes de interior, de salud e intercambio internacional.

Curiosamente hubo una batalla interna, al menos que se conozca, entre los primeros integrantes de la UTE: Barceló, Globalia y Orizonia. Actualmente esa UTE la integran BARCELÓ y HALCÓN.

También se produjo una guerra, en este caso, que acabó con la hegemonía de estas empresas en la adjudicación del sabroso pastel. Ésta se produjo hace sólo dos años cuando dos nuevas empresas, LOGITRAVEL y otra UTE, en este caso integrada por Iberia, Gowaii, Alsa e IAG7 (MUNDIPLAN), después de haberse presentado también a la licitación (apenas se menciona a LOGITRAVEL, quizá porque su oferta era menos ventajosa), impugnase la decisión de rechazar su oferta cuando era cuantiosamente más beneficiosa, manifestando la irregularidad de dicha adjudicación.

De alguna manera ganaron (o llegaron a un acuerdo, a saber) y esa nueva UTE (MUNDIPLAN) se quedó con el lote de las ISLAS, manejando los otros dos la “cuasi oficial” MUNDOSENIOR.

Evidencia todo esto una PRIVATIZACIÓN más de un servicio público. Lo que convierte a los viajes del IMSERSO en un negocio para las empresas que lo gestionan. Es decir, prima la cuenta de resultados de las cuentas anuales. De ahí, quizá (lo dejo a criterio del lector) el descenso en la calidad de los servicios prestados, sobre todo el de los hoteles, según manifiestan muchos de los usuarios en diferentes foros consultados.

(1) Texto | Manuel Domínguez [Consejero técnico de Cooperación con Iberoamérica-Imserso].