Publicidad
Publicidad
Sin nivel
Economía - 16 de septiembre de 2014
Escrito por Cordelia Colby
 
Las empresas de venta piramidal o multinivel (es lo mismo) crecen como la espuma según avanza la crisis. Sus víctimas son captadas con el boca a boca, como si se estuvieran muriendo y se les salvara la vida. El chollo es importante: Sin contrato laboral, sueldo fijo ni alta en seguridad social, te hacen comprar primero sus productos para convertirte en vendedor urgente, presionado, formado en cursillos que -repiten- no te cobran y te convierten en empresario en cuatro días o menos, según hayas vendido.Aprovechan, además, a los iluminados zen tipo coaching, Coelho y demás, para fllosofar sobre sus productos y los métodos de venta. Todo en el mismo frasco. Da lo mismo que se trate de asuntos de limpieza, belleza o salud. Todo lo vas a vender por las buenas o por las malas, dando la paliza a tus amistades, poniéndote muy pesado en las redes sociales y haciendo un ridículo espantoso. Te dicen que serás grande, rico, y que ese es tu "negocio". La ilegalidad, cogida con pinzas de quirófano, tiembla como una hoja, ahora nadie se atreve. Pasaron los buenos tiempos de denuncias en la magistratura porque tu mesa no cumplía las medidas reglamentarias, las bajas por depresión mientras bailaban en discos y otros trucos tan mágicos como los que se utilizaban para joder al empresario sin más.Todo ha cambiado mucho, oiga. Ahora se adora a cualquier becerro de oro que te explota, te abduce y te tiene trabajando a cambio de comisiones. No podemos ser más cobardes ni más ignorantes. No he hecho más que empezar. Seguiré con el asunto con datos importantes.