Publicidad
Publicidad
La audiencia de Bizkaia separa a un niño de su madre
Actualidad - 25 de julio de 2018
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Acusado de malos tratos hacia su ex pareja. Acusado de malos tratos hacia el hijo de cinco años que tienen en común. Malos tratos demostrables en fotografías demoledoras que he visto con mis propios ojos.

El niño no quiere estar con su padre, y así lo ha manifestado: le pega, le encierra, le grita.

Pero la Audiencia de Bizkaia no sólo no ha escuchado al niño, sino que le retira la custodia a la madre, ordenando que sea vigilada cuando se le permita visitar a su hijo.

Al principio de esta larga lucha, los informes psicosociales favorables, así como los del colegio, añadidos a Fiscalía, que no aprobaba la concesión de custodia al padre, parecían tomar un camino lógico. Hoy, rigurosamente hoy, esa palabra no existe. Nos la han quitado de cuajo desde la sinrazón más absoluta en manos de jueces que parecen no contemplar el clima moral del asunto, más allá de la justicia, cuando la Audiencia falla a favor del padre y le entrega la custodia del niño sin haberle escuchado.

No es un caso aislado. Miles y miles de mujeres que denuncian malos tratos son separadas de sus hijos con maniobras arteras del macho maltratador, que paga, busca, rastrea todos los laberintos existentes, se une a las manadas (sí, he escrito MANADAS) de “padres” ofendidos y humillados, unidos por demás, seguidos por muchas, alabados sean los señores y el dios que les atiende, pobres hombres. España entera salió a la calle por la manada de marras, por Juana Rivas, y por algunas pocas más que supieron cómo entrar en la línea mediática adecuada. Que si tocan a una nos tocan a todas, que si aquí estamos las feministas a golpe de cinco palmadas vestidas de morado, pero la cruda realidad no es otra que esta soledad infinita de unas cuantas que hoy gritamos por nuestra Karen, porque mañana, sí, mañana, tiene que entregar a su hijo.

Querida Karen: No estás sola. Te queremos, te sabemos, te conocemos. Eres una madre coraje que se rompe en ese proceso Salomónico oficializado contra natura modernizando un pasado en el que se robaron trescientos mil niños a pie de hospital. El mundo está loco, Karen, y España no es más que un nombre, aquel que escribió Cernuda: muerta.

El poder judicial está en manos del poder político, y los niños se siguen arrebatando de los brazos de sus madres con informes falsos y manipulados.

En los últimos días hemos movido todos los medios existentes, y la mayoría ha callado. Gracias a Maxi Vega de El Mundo Baleares, gracias de corazón. Gracias al informativo de Antena3. Gracias a los periodistas amigos que de forma anónima se han implicado como han podido, gracias a los “mandados” que “no pueden hacer nada”, gracias los silentes, a las activistas, esas nunca nos fallan, pero no podemos dar las gracias a dios alguno ni poner el asunto en manos de lo divino. Nosotras y sólo nosotras tenemos el deber de llegar hasta el final.

Karen: Las Desterradas hijas de Eva estamos contigo, echaremos el pulso necesario hasta el último segundo, seguiremos moviendo cielo y tierra, porque no te soltaremos de la mano jamás. Llegaremos hasta donde sea necesario, contra viento y marea. Recuerda siempre la cita de Edmund Burke: “Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”. Vamos a por el último segundo, la oportunidad extrema, pase lo que pase.

Y a “vosotros”, que el cielo os juzgue, porque el karma, existe. No se trata de errores, sino de horrores. Un maltratador no puede ser un buen padre. Jamás.

#todasconkaren