Publicidad
Publicidad
Menores asesinos, qué demasiao
Actualidad - 25 de enero de 2018
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Esa mirada desafiante, pitillo en boca, bajo una sombra de bigote naciente que todavía no acierta florecer.

Ese odio marcado y esa violencia inmediata ante cualquier circunstancia. Sus familiares, en la cárcel. Nadie se preocupó de escolarizar a los menores. Vagaban sin rumbo por las calles de Bilbao en busca de presa, alguien a quien robar. Se drogaban. Son capaces de matar, y han matado. Dos de ellos habían huído de un piso tutelado, y otro, de un centro de menores. Nadie hizo nada. Eran carne de cañón institucionalizada. Su propia desorganización ha organizado una realidad criminal. Banda infantil (Ghetto Family) donde los niños que nunca lo fueron se dedican a matar. ¿Por qué?.

Desestructura, desatención, sin referentes. Abandonados, perdidos, maltratados ya en el vientre materno. Expertos en palizas, sabios de borrachera ajena, aspiradores de vómito para después esnifar cola, la antesala de una cocaína que no tarda en llegar. Sexo fácil, rápido, salvaje. Los violadores violados de antemano que no han conocido hogar, padre ni madre.

Las portadas se nutren de moralejas fáciles. Plumas que se equivocan y plasman odio sobre odio. Que si han sido conducidos a un centro de menores con piscina y futbolín..Que si esos asesinos sin perdón no tienen -por no tener- ni Dios. Que si uno es gitano y el otro marroquí. Que no tienen arreglo.

¿Huevo o gallina?. Qué demasiao, colega. Qué demasiao:

"Macarra de ceñido pantalón
Pandillero tatuado y suburbial,
Hijo de la derrota y el alcohol,
Sobrino del dolor,
Primo hermano de la necesidad.
Tuviste por escuela una prisión,
Por maestra una mesa de billar,
Te lo montas de guapo y de matón.
De golfo y de ladrón
Y de darle al canuto cantidad.
Aún no tienes años pa votar
Y ya pasas del rollo de vivir.
Chorizo y delincuente habitual
Contra la propiedad
De los que no te dejan elegir.
Si al fondo del oscuro callejón
Un Bugatti te come la moral.
A punta de navaja y empujón
El coche vacilón
Va cambiando de dueño y de lugar.
Que no se mueva nadie -has ordenao-
Y van ya quince atracos en un mes.
Tu vieja apura el vino que has mercao
Y nunca ha preguntao:
¿De dónde sale todo este parné?
La pasma va pisándote el talón,
Hay bronca por donde quiera que vas,
Las chavalas del barrio sueñan con
Robarte el corazón
Si el sábado las llevas a bailar.
Una noche que andabas desarmao
La muerte en una esquina te esperó,
Te pegaron seis tiros descaraos
Y luego desangrao
Te ingresaron en el piramidón.
Pero antes de palmarla se te oyó
Decir: "Que demasiao,
De esta me sacan en televisión".