Publicidad
Publicidad
María Calazza, atrapada en el sistema
Actualidad - 01 de octubre de 2016
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

Lleva 130 días separada de su hijo mayor, Thiago. Los Servicios Sociales le tienen retenido en un centro de acogida debido a multitud de denuncias disparatadas que interpuso la madre de María, abuela del niño.

La persigue, envía mensajes a las cuatro de la madrugada y ejerce un acoso enfermizo sobre su hija. Una historia que viene de muy atrás y parece no tener solución. Padres exterminadores, castrantes e inquisidores, que no la dejan en paz.

Y es que -como dice el refrán- "la suerte de la fea, la guapa la desea". Thiago era un niño feliz, exquisitamente sensible, y lleva meses muy triste, desde que fue separado de su madre, a la que adora. Ella, dejó su vida entera en EE UU y no regresará jamás sin su hijo. Aparcada en Madrid por la fuerza, continúa llamando a todas las puertas posibles en busca de ayuda, recorre instituciones, presenta escritos aquí y allá...

¿Qué tipo de padres denuncian a su hija con la clara intención de que le retiren la tutela del niño mayor?. ¿Con qué vara de medir lanzan la primera piedra unos progenitores maltratadores?. ¿Alguien se cuestiona si son buenos abuelos?.

Señora, hágame un favor: Deje en paz a su hija, déjela vivir, permita que exista desde su libertad individual, y retire las denuncias para que Thiago regrese con quien debe estar: Con su madre. ¿Se ha preguntado usted, señora, si habría sido cuestionada como madre e intervenida en su momento por los servicios sociales?... un hogar donde reinaban las palizas, el maltrato psíquico y todo tipo de inestabilidad emocional?

María se encuentra atrapada en un sistema institucional que retiene a su hijo. En él fue colocado tras una ristra de denuncias injuriosas que falsean la realidad hasta límites casi novelescos. No va a tirar la toalla. No se rinde. Pero pasan los días y el desánimo crece. Se ha convertido en una rebelde con causa que no dejará de luchar hasta que Thiago vuelva a casa. Está cansada de promesas que no se cumplen y compromisos que no llegan a término. Es una mujer inteligente que no se deja engañar, y por duro que se antoje el camino, escalará los puestos más altos hasta conseguirlo.