Publicidad
Publicidad
Robo legal de niños en manos del Estado
Actualidad - 16 de enero de 2016
Escrito por Consuelo G. del Cid Guerra
 

"Deberían quitarle el niño por mala madre y maltrato infantil". Así se expresa Federico Jiménez Losantos sobre Carolina Bescansa: "que le quiten el niño a la diputada podemita". Y como no es suficiente, la compara con "los que alquilaban los rumanos en la peor época de su existencia".

 

 

Ahora también se alquilan, Federico. Y te lo cuento por si no lo sabes. Ahora, en manos de los Servicios Sociales, se retiran custodias para entregarlos a familias de acogida que cobran hasta 1.500 € mensuales por niño. Los informes de desamparo están a la orden del día, de jornadas como la tuya en las que se vomita un verso ideológico criminal.

 

"A lo mejor el niño iba dopado porque desde la nueve de la mañana hasta las cuatro de la tarde el niño aguantando flashazos sin ponerse a llorar, hacer pipí o popó. A lo mejor es que hacía lo de antaño: el chupete con anís o el valium y el niño a dormir, que es como pedían limosna esos rumanos".Me parece, Losantos, que el que debe ir dopado eres tú. No me cabe duda de que -si pudieras- materializarías tus palabras en un acto de sublime poder y discurso moral de los de tu cuerda. El mismo que cursa entre los papeles de la DGAIA, muy al estilo Herodes. Pero no somos tontos.

"Si hubiera un servicio social, le retirarían la custodia a esa señora, a la Bescansa, por mala madre, por maltrato infantil, por exhibir al niño para pedir el voto, que es bastante más sórdido que hacerlo para pedir limosna. Porque a veces la limosna es necesaria, el voto no le hace falta". Ya hay un gran servicio asocial, y tú lo sabes. Mueves pieza sistemática en busca de tu simiente.

Te ahogas en tu propia barbarie, te puede la mala sangre, no dudas en señalar con el dedo a la contra que te asfixia, y te lo han puesto a huevo, vamos a robar niños, o -mejor dicho-, sigamos robando niños con este nuevo rollo moderno, oficializado, donde no pueda existir ni la sombra de la duda. Sabes que ya se está haciendo, que el aparato social penaliza la pobreza, juega con la necesidad, criminaliza a las madres actuando contra natura. Firma y sello. Ordeno y mando, con bocas como las tuyas se sostiene la opinión en pos de vuestra sublime y única corrección. Eres de los "como Dios manda", "quien bien te quiere te hará llorar" y "manos besa el hombre que quisiera ver cortadas".

Lloverá sobre mojado, pero falta poco, muy poquito, para que cientos de madres se manifiesten en masa con la única intención de recuperar a sus hijos, mientras las de acogida llenan sus arcas personales. La lista de los SS parece ser muy larga, tanto como la cola que el asunto puede traer.